Invasión holandesa

expulsao holandeses.jpg

Después de librarse del dominio español, Holanda necesitaba colonias o productos de las colonias tropicales para sobrevivir. Bahía fue escogida para la primera gran invasión. Era entonces gobernador-general de la colonia Dom Diogo Mendonça Furtado. Preocupado con la falta de preparación militar de Brasil, Mendonça Furtado enfrentó la iglesia, que no veía la necesidad de preocupaciones militares. Sin embargo, los holandeses no tuvieron muchos problemas para tomar la ciudad.

El 9 de mayo de 1624, la flota holandesa, bajo el mando de Jacob Willekens, atracó en Puerto de Barra. Después de destruir los cañones ubicados en Punta do Padrão, los 3.400 hombres que formaban la escuadra holandesa no tardaron en rendir al Gobernador General, que fue encarcelado en la llamada Casa de los Gobernadores. La permanencia de los holandeses en tierras bahianas, sin embargo, fue corta. El 27 de marzo de 1625, la escuadra de refuerzos portuguesa, al mando del español Don Fradique de Toledo Osorio, llegó a Bahía. Fueron más de 40 días de batalla y, el 1º de mayo, se produjo la primera rendición.

Se registraron otras tentativas de invasión por parte de los holandeses, pero ninguna obtuvo éxito. Bahía se afirmó como el centro de la lucha para expulsar del Brasil a los holandeses, que llegaron a ocupar los Estados de Pernambuco, Alagoas, Paraíba y Río Grande do Norte.

 

Bahia.com.br
Copyleft 2019