Mangue Seco | Jandaíra

imagemdestaque_data,0,7a3fb8c1-4ad6-40ae-a860-d5a3a5052f96.jpg

Escenario donde se filmó la película basada en la novela Tieta do Agreste de Jorge Amado. Mangue Seco es la última playa del extremo norte del litoral bahiano y hace frontera con el estado de Sergipe.

Sin embargo, el salto del anonimato a la fama fue sin duda la novela Tieta, en la que sus personajes se encuentran envueltos por la belleza de las numerosas dunas de arena que pueblan Mangue Seco. Además cuenta con paisajes vírgenes de ríos y mares.

Mangue Seco cuenta también con otro atractivo, se trata de la presencia del pez torito, una rareza que nada tranquilamente en las aguas del río Fundo, uno de los diferentes ríos que atraviesan la región. Éste pez se encuentra también en el río Amazonas. Otro de los ríos que pasa por Mangue Seco es el río Real, un río muy peculiar ya que sus aguas son un poco saladas, así que las hace algo más ligeras y por lo tanto más adecuadas para la natación.

No hay duda alguna de que Mangue Seco está situada en una zona privilegiada, la cual logra satisfacer tanto a los surfistas en busca de olas emocionantes, como a los pescadores que buscan en cambio la tranquilidad del agua dulce. Por cierto, hay una gran cantidad de peces y una gran variedad, desde la raya, hasta el cazón.

Este poblado se encuentra acorralado entre la desembocadura del río Real, que día a día va agrandando su orilla y las inmensas dunas que se mueven con el viento y avanzan libremente cubriéndolo todo. La dificultad para acceder al río Real en barco es precisamente lo que hace de Mangue Seco un lugar tan interesante, ya que lo mantiene natural y rústico. Las pocas calles que existen son de arena fina y suave.

Por la noche, los niños se quedan jugando al corro y al escondite, lejos de la televisión. En cuanto a los visitantes, escuchan antiguas historias contadas por los pescadores o incluso llegan a participar en serenatas con la población nativa.

Su escasa iluminación permite ver una noche estrellada, cuando hay luna llena el río se ilumina y el paisaje es verdaderamente deslumbrante. Gracias a su situación privilegiada, en la bahía de Estância, Mangue Seco es testimonio del encuentro entre los ríos Real, Piauí, Fundo, Guararema, Priapu y Saguí con el océano Atlántico. La mezcla de agua dulce y salada propicia la formación de manglares y en consecuencia, la abundancia de marisco. En la playa del río, los cocoteros se inclinan, y curvan el tronco sobre el agua.

A lo largo de toda la orilla encontramos posadas, bares, restaurantes y casas de pescadores.


Outras Informações

  • Características
  • Como Chegar
Bahia.com.br
Copyleft 2019