Cipó

imagemdestaque_data,0,bdcbbf52-70ba-4716-95ea-60723e051b49.jpg

Las aguas de de Cipó se han clasificado de hipertermales, ligeramente radioactivas, bicarbonatadas, cálcicas, magnesianas, líticas, ferruginosas y alcalinoterrosas. Estas aguas favorecen la eliminación de la urea y del ácido úrico, estimulan el metabolismo, son antianafiláticas, diuréticas, ejercen acción excitomotora del aparato gastrointestinal, provocan una acción hipotensora, (bajan la tensión arterial), son antireumáticas y hacen función de analgésico.

El sabor del agua de Cipó es muy diferente del que tiene el agua clorada. No sirve para ser embotellada, quizás sea por la cantidad de sustancias que contiene, pero produce una sensación reconfortante si se ingiere tras las comidas. Cuando se llena una piscina con este agua, adquiere un color arcilloso, pero la temperatura es agradable y relajante para el baño (llega casi a los 38ºC). Las indicaciones terapéuticas son diversas, entre ellas están las dolencias causadas por alergias, eczemas, infecciones gastrointestinales, hiperacidez gástrica, úlcera gastroduodenal, anorexia, estreñimiento, colitis, litiasis renal y vesicular, reumatismo crónico, artritis y debilidad general. Para el tratamiento se aconseja beber este agua y además entrar en los baños termales y en las duchas que la contienen. Se puede beber un litro de este agua cada 24 horas y, ocasionalmente, dos litros bajo prescripción médica.

En Cipó son muy comunes las historias sobre personas que sanaron de diferentes enfermedades gracias a las aguas termales. Las acciones milagrosas del agua datan del siglo XIX. En 1730 se tuvo constancia del primer indicio de agua termal en este lugar. El padre Antônio Monteiro Freire, donatario de un sexmo en el Sertão de Itapicuru de Cima, mandó al virrey de Brasil un informe sobre las cualidades de las aguas termales de la región.

 


Outras Informações

  • Características
  • Manifestações Culturais
  • Telefones Úteis
  • Como Chegar
Bahia.com.br
Copyleft 2019